Declaración de Henry See

Es curioso. Si le preguntas a la gente “¿crees que es bueno tratar de mejorarse a uno mismo?”, me imagino que la mayoría respondería positivamente, que “sí, es bueno mejorar”. Y si esa persona luego comienza a hacer justamente eso, bueno, algunos de sus amigos y familiares lo apoyarán, y otros no: porque cambia las cosas. Y el cambio puede desestabilizar. Cuando uno comienza a mirarse a sí mismo con la meta de cambiar, examina los viejos modos de actuar y de pensar. Rechaza algunos. Intenta y pone a prueba nuevas ideas y maneras de ser, y el cambio continúa.

Pero quienes quedan atrás pueden disgustarse un poco. A veces. El cambio a menudo asusta. Los hábitos se desechan. Los patrones cómodos se deshacen. Mientras que los cambios tienen sentido para la persona que los experimenta, pueden parecer gratuitos para quienes lo rodean, lo cual puede ser desestabilizante y perturbador.

Si la persona que quiere cambiar busca entonces la compañía de quienes están haciendo las mismas preguntas, en busca de respuestas a las preguntas más fundamentales de la vida, a menudo vemos que incluso los amigos y familiares que antes demostraban su apoyo comienzan a disgustarse. Quienes “quedan atrás”, por decirlo así, bien pueden sentirse amenazados por los cambios; su apoyo puede ser socavado por el miedo y convertirse en enojo.

Si ese enojo se vuelve lo suficientemente intenso, se susurra la palabra con “s” para finalmente gritarla. “Oh Dios mío, ¡está en una secta!”

Luego están quienes utilizan la palabra no porque se sientan amenazados, sino porque tienen alguna necesidad irracional de destruir el trabajo de otros. En las últimas décadas, la palabra “secta” ha adquirido un tinte emocional como nunca antes. Se usa para vituperar a cualquier grupo que altere un equilibrio existente, a menudo en una familia o entre amigos, sin importar los hechos reales. Debido a que sí existen pequeños grupos donde un líder carismático amenaza, intimida y manipula gente a través de amenazas de violencia o abuso psicológico (diablos, existen matrimonios así), otros grupos que piensan fuera de los límites establecidos son inculpados por medio de una asociación errónea.

Yo he visto que esto es lo que ha ocurrido con las mentiras esparcidas sobre Laura y Ark Jadczyk. Es impactante el grado al que la gente es capaz de inventar las más extraordinarias historias sobre ellos, circulándolas por medio de la palabra hablada y el internet. He conocido a Laura y a Ark por casi diez años. En ese tiempo he trabajado de cerca con ellos, vivido por periodos de tiempo extendidos en su casa, y tenido acceso a los más íntimos detalles de sus finanzas, su vida familiar y su trabajo.

Son dos de las personas más bondadosas, generosas y desinteresadas que he conocido jamás.

Y sin embargo son el blanco de los ataques más odiosos basados en mentiras, distorciones y una despiadada torcedura de hechos.

¿Por qué? ¿Por qué invertirían tanta energía para tratar de destruir las vidas de estas dos personas? ¿Es normal? ¿Es racional?

Hace diez años me topé con el sitio de internet de Laura por accidente. Aunque algo del contenido parecía altamente inusual para mi, como los OVNIs y los seres hiperdimensionales, venía acompañado de un desafío intelectual: ¿Cuánto de lo que sabes lo has absorbido pasivamente, y cuánto lo has puesto a prueba por ti mismo? ¿Cuánto de tu conocimiento es tuyo, y cuánto es simplemente la entrega de alguien más?

¡Auch!

Acepté el desafío y comencé a leer los temas, especialmente aquéllos con los cuales estaba más en desacuerdo. Mientras más leía, más comenzaba a derrumbarse el conocimiento “recibido” que creía que era firme. Me di cuenta de cuánto de lo que creí que sabía lo había aceptado sin cuestionamiento porque se originaba en la autoridad, ya fueran amistades, los medios o la escuela. Me emocionó la completa libertad de pensamiento que este proceso había desatado en mi. Quería ir más profundamente, así que le escribí a Laura y me convertí en miembro de un grupo de discusión en línea que ella tenía en ese entonces. Era un medio ambiente intelectualmente excitante y emocionante en el que los miembros intercambiaban ideas. En el curso de las discusiones, la gente vino y fue a través de los meses. Nunca hubo ninguna coerción. La gente se quedaba tanto como les parecía útil para su propio desarrollo. O hasta que se topaban con una de sus propias vacas sagradas que no podían soportar enviar a pastar.

En otras palabras, era sólo un grupo de discusión por medio de correo electrónico, un grupo con participantes de todo el mundo, un grupo como muchos otros.

Fue en esta época que iniciaron las acusaciones de “secta”. Si hubiéramos estado discutiendo películas o comida, tales acusacionees nunca hubieran quedado grabadas. Pero estábamos discutiendo política, historia, lo paranormal, OVNIs, física, y prácticamente todo bajo el sol. Entonces no importó que las discusiones estuvieran basadas en la investigación, que se plantearan y probaran hipótesis, que las ideas que no fueran respaldadas por hechos fueran desechadas; en pocas palabras, que el proyecto entero fuera tan riguroso y crítico como pudiera ser.

Algo más comenzó a ocurrir. Durante las discusiones me di cuenta de que todos teníamos apego emocional hacia ciertas ideas. Podríamos estar discutiendo algo, y me encontraría en un estado muy emocional ya sea atacando o defendiendo una idea. Yo tenía una inversión emocional en el resultado. Ya no me sentía imparcial hacia los hechos. Otros me señalarían que esta emoción estaba afectando mi habilidad de pensar claramente sobre el tema. Yo estaba “atacando” y “defendiendo”, no razonando. Aprendí por experiencia que hay un contenido emocional en nuestro pensamiento y conocimiento. Si realmente queremos ser tan objetivos como sea posible acerca del mundo, tenemos que aprender a cortar los lazos emocionales de nuestras ideas. Pero para hacerlo necesitamos aprender más acerca de nosotros mismos. Necesitamos aprender a ver cómo es que nuestro pasado y educación son aún una fuerza viva en nosotros mismos, una que forma nuestras percepciones sobre el mundo del presente. Necesitamos descubrir los orígenes de esas trampas emocionales.

En otras palabras, necesitamos trabajar sobre nosotros mismos, y francamente, eso asusta a mucha gente. Porque están asustados y no entienden lo que realmente significa, comienzan a fantasear. Se vuelven susceptibles ante los promotores del miedo y creen la palabra con “s”.

Entre 2003 y 2008 trabajé de cerca con Laura y Ark en Francia. Hice muchos viajes y pasé mucho tiempo con ellos y lejos de mi hogar en Canadá. Durante este periodo, los ataques sobre ellos y quienes estábamos en el chateau eran intensos. Parecían emerger enteramente de las imaginaciones de los atacantes. ¡Una bitácora en línea, escrita por Laura acerca de un viaje en bote con amigos por el Mediterráneo durante una conferencia académica en Marsella, fue convertida en una “denuncia” por uno de sus atacantes acerca de sus lujosos gastos en un crucero en la Riviera!

Imagínate ¿cómo te sentirías si su relato de un fin de semana, escrito para sus amigos y quizá publicado en Facebook fuera convertido en una horrible acusación acerca de un desmedido gasto del dinero de otros? ¡¿Sus “serviles seguidores”?!

Es extraño y espantoso ver a gente que quieres como el blanco de tal basura y porquería. Es totalmente desconcertante cuando tú mismo eres llevado a través del espejo. Recientemente me ocurrió.

En 2008 tuve la oportunidad de abrir una tienda de libros. Mi madre tuvo una tienda de libros. Podría decirse que lo llevo en la sangre. Laura y Ark me apoyaron en esta empresa. Sin su apoyo nunca hubiera ocurrido. Y a pesar de ello he leido reportes de alguien atacando a Laura y Ark, que los acusan de dirigir una secta, ¡que declara que yo entré en conflicto con ellos, dejé la “secta”, y cesé todo contacto!

Realmente, ¿qué vas a hacer cuando hay gente que inventa historias acerca de ti? ¿Cómo lo contrarrestas si no diciendo, “Oye, amigo, yo estuve ahí. Estás totalmente equivocado. ¿Por qué inventas mentiras como esas?”

El grado de divergencia entre los hechos y las calumnias sería chistoso si no hubiera gente que sale lastimada. Pero hay gente que sale lastimada, así que me pregunto acerca de las motivaciones de una persona que está dispuesta a mentir para servir sus propias necesidades, a quien le importa tan poco la verdad que está dispuesta a calumniar gente para obtener lo que quiere. ¿Es un ejemplo del pensamiento emocional que mencioné arriba o es algo peor?

Mi historia es sólo un ejemplo de cómo la verdad es distorsionada y torcida por la gente que ataca a Laura y a Ark. He visto muchos otros en los años en que los he conocido. Cada vez que son difamados, es con base a mentiras. Desafortunadamente, debido a que una pequeña parte de su trabajo involucra la investigación sobre temas que la gente considera “inusuales”, y porque Laura ha estado dispuesta a indagar sobre técnicas como la canalización crítica para sintonizar un canal de comunicaciones con su propio subconsciente, que sea mejor que irregular e intermitente, la distorsión y las torceduras son aceptadas por quienes no tienen experiencia de primera mano y que se sienten perturbados por las ideas que van en contra de lo que les enseñaron en la escuela o reciben de los medios.

Mientras que por un lado he visto y leido mentiras y calumnias, por el otro he visto a mucha gente que ha recibido ayuda de Laura y Ark, que han recibido apoyo para iniciar sus propios negocios, que han recibido apoyo emocional cuando han pasado por momentos difíciles en la vida, que han recibido la bienvenida en su casa durante los tiempos duros. Va desde pequeños actos de gentileza, como invitar a gente que de otro modo pasaría la Navidad en soledad, hasta contribuciones monetarias para gente con necesidad. Antes de mudarse a Francia, yo estaba sin trabajo, y pagaron mi vuelo hasta su casa en Florida y me dieron un pequeño contrato de investigación para ayudarme. Nunca lo pedí; fue su obsequio. Laura y Ark se preocupan por la gente y convierten su preocupación en acciones.

¿Es esto lo que asusta tanto a los atacantes? ¿Que realmente viven lo que predican?

La división entre quiénes son y cómo son pintados por estos locos es tan vasta que tengo que preguntarme qué es lo que está motivando sus ataques. ¿Qué haría a alguien invertir diez años manchando el nombre de otros con base a mentiras dichas conscientemente con la intención de lastimar? Sí, conscientemente y con la intención de lastimar. No puede haber ninguna otra conclusión.

Uno puede estar en desacuerdo con las ideas de Laura y Ark, ¿pero entonces por qué no ignorarlas o responder punto por punto a las ideas mismas? ¿Por qué caer en ataques personales despiadados y sin tregua? Nunca he sido obligado por Laura o Ark a hacer nada, pero sí me siento obligado a preguntarme acerca del estado psicológico de quienes atacan.

Estos atacantes intentan pintar a Laura y a Ark como “líderes de secta” que tienen a sus miembros bajo hechizo, que manipulan despiadadamente a sus serviles seguidores para su propio beneficio. La verdad es que Laura y Ark están constantemente poniendo las necesidades de otras personas antes que las suyas. Si alguien necesita ayuda, sin importar lo que esté ocurriendo en sus propias vidas, invierten el tiempo. Ellos me han ayudado a verme y entenderme mejor, y a cambio, me da mucho gusto donar dinero de mi negocio para que ellos puedan seguir ayudando a otros como me han ayudado a mi. Recibí ayuda; a través de Laura y Ark tengo la oportunidad de ayudar a otros. Otros a quienes han ayudado a hacer lo mismo.

Pero del mismo modo en que se me pidió que pusiera mi propio entendimiento en cuestión cuando primero leí el sitio de Laura hace diez años, no espero que nadie lea esto y lo crea sólo por mi palabra. Si estás preocupado acerca de si Laura y Ark dirigen una secta o culto, vas a tener que investigarlo por ti mismo. Es una lástima que a través del trabajo de unos pocos individuos de moral cuestionable, las cosas tengan que llegar a esto, pero puede ser un ejercicio sano para uno mismo, de cualquier modo. ¿Cuánto de lo que sabes y crees es tuyo?

Voy a concluir diciendo que Laura, Ark y su familia son mis amigos. Son más que eso; son parte de mi familia extendida. Me siento muy afortunado.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.